viernes, 27 de febrero de 2015

TLALOC: Efectos Rituales.

Las nubes se apartaron de pronto como movidas por alguna mano invisible y gigante hacia el norte, donde la nieve de algunas montañas comenzó a derretirse, como si estas mismas, victimas del calor  divino de los vientos, las hubiera afectado. Los ríos dejaron de fluir y misteriosos torbellinos reinaron en los caudales que parecía que estos efectos fijaran sus miradas hacia aquellas motas blancas en el cielo repentinamente apartadas hacia lugares insospechados… los peces, por alguna inexplicable razón, habían desaparecido. 
Árboles y plantas se estremecieron como si alguna fuerza superior los aplastara violentamente contra sus raíces, los frutos de algunas cosechas sufrieron de pronto metamorfosis delirantes que les hacía parecer escamas, patas y cola. Los animales se erizaron de manera súbita,  se olfatearon entre ellos incluso entre razas distintas, los que cantaban o emitían algún sonido como medio de comunicación o instinto, callaron abruptamente, los insectos se protegieron en sus hogares, las aves cesaron su vuelo y como todos los demás seres, fijaron su mirada hacia el cielo.

Las personas fueron los últimos en recibir los efectos de este singular fenómeno, muy pocos miraron a sus alrededores para notar las diferencias abismales de las que de pronto fueron víctimas, algunos ancianos como movidos por alguna extraña curiosidad movieron sus cabezas hacia las ventanas de sus casas, los que estaban fuera se miraron entre ellos como afectados por una nostalgia, todos los recién nacidos del mundo lo sintieron, los más pequeños callaron sus llantos y rabietas y cerraron sus ojos como motivados por alguna inteligencia dominadora, los que pudieron moverse se acercaron a la ventana más cercana y mirando hacia el sol  cantaron o pronunciaron  -¡¡¡  OOOOO  !!!-  interminable al unísono. Fue este aterrador efecto lo que saco a los demás hombres de su ignorancia y notaron que algo estaba pasando, el canto que sus hijos estaban entonando los había asustado de maneras inimaginables, el desconcierto siguió al caos y este a la violencia.

Quizá la confusión de la extrañeza casi aterradora de la “enfermedad” que los niños sufrían, provoco la reacción repentina de los padres y extraños, y tal vez en el predicamento de encontrar una “cura” para los inocentes, los volcó en una vorágine desesperada casi contagiosa por la verdad, la cual, no encontraron sin antes haber dejado a su paso escenarios sacados de los eventos dantescos más torcidos… cuando el llanto de las personas salió, el canto o el sonido ambiental en que se habían convertido las ciudades del mundo, se silenció. En la sorpresa de la casualidad  de este descubrimiento, los hombres y mujeres del mundo también callaron a sus acciones y notaron por fin los eventos celestiales que habían ignorado.

Algo monstruosamente antiguo y poderoso miraba al planeta desde lo alto.
Y después… llovió.

viernes, 31 de octubre de 2014

LAS CEMPASÚCHIL NO HUELEN A MUERTO.


Huelen a la procesión de los más altos niveles de adoración, celebración y juerga.

Huelen a copal perpetuos y encendidos en las profundidades de las tradiciones que ambientan las fiestas de los serenos. Huelen a sudor de mujeres y hombres que celebran misas en los altares privados de sus eternos. Huelen a montañas vestidas de amarillo que parecieran adornar una mesa enorme de comidas predilectas. Huelen a rezos y canciones arcanas que disfrutan los festejados que recuerdan en las eternidades, aquellas letras de invocación. Huelen a sueños que viven en las esperanzas de parajes de descanso inconmensurable y liviano.


Huelen a familias orgullosas que bailan y ríen al aplauso de sus muertos.

sábado, 30 de agosto de 2014

¡¡ GRACIAS ZARATUSTRA !!



Espero que les guste:
¡Oh amor que me cubres, amor profundo, amor transparente!
¡Abismo de la luz! Al contemplarte me estremezco de ansias divinas.
 Lanzarme a tu altura… ¡tal es mi profundidad!
¡Refugiarme bajo tu pureza!... ¡tal es mi inocencia!
 Al dios lo oculta su belleza: así ocultas tus estrellas. No hablas; así anuncias tu sabiduría. Hoy has salido para mi, muda sobre los agitados mares. Tu amor y tu pudor se revelan a mi alma agitada. Has llegado a mi plena de hermosura y oculta por tu belleza. Me hablas sin palabras, revelándote por tu sabiduría ¡Oh, que no haya adivinado todo el pudor de tu alma! Has llegado a mí antes que el sol, ami, el más solitario. Somos amigos de siempre: nuestra tristeza, nuestros temores y el fondo de nuestro ser nos son comunes. Hasta el mismo sol nos es común. No nos hablamos porque sabemos demasiadas cosas. Nos callamos y mediante sonrisas nos comunicamos nuestro saber. ¿No eres tú la luz nacida en mi hogar? ¿No eres tú el alma de mi inteligencia? Juntos lo hemos aprendido todo. Juntos hemos aprendido a elevarnos por encima de nosotros, hacia nosotros mismos y a mostrar sonrisas sin nubes…; sin nubes, a sonreír con ojos cristalinos a través de inmensas lejanías, mientras por debajo de nosotros hierven, como la lluvia, la violencia y el fin y la culpa. Y cuando caminaba solo, ¿de qué sentía hambre mi alma durante las noches y sobre los senderos del terror? Y cuando escalaba la montaña, ¿a quién si no a ti buscaba yo sobre las cumbres? Y todos mis viajes y todas mis ascensiones, ¿Qué eran sino un deseo y un recurso de mi torpeza? ¡Toda mi voluntad no tiene otro objeto que remontar el vuelo, que volar en el cielo! Hacia tu cielo.
Así hablo Zaratustra – Friedrich Nietzsche.
Con mucho cariño mi amor.

jueves, 31 de julio de 2014

JUNIO.



Me di cuenta cuando Junio se fue. Era de mañana y llovía, era lunes a las 12:01 a.m. y me levanto la mano en señal de despedida, sus ojos eran claros y brillantes ¿O será que lloraba?, yo no pude devolverle el saludo, solo abrí mi boca y solté unas palabras que no tienen ningún significado. De seguro eran – QUEDATE.

Él no lo vio, no lo escucho, no lo entendió. Dio la vuelta y su espalda me afirmo su partida, la puerta se cerró y al golpe de la madera sobre el pórtico, recordé lo que verdaderamente quería decirle antes de que aquellos ojos claros y brillantes me miraran en señal de derrota, alce mi brazo como si pudiera verlo del otro lado del corredor y grite- ¡¡SE TE OLVIDA BESARME!! – NO SE ME OLVIDA –pude escuchar, todavía sin despegar la mano de la empuñadura de la puerta – SOLO TEMO QUE AL HACERLO YA NO PUEDA IRME DE TU VIDA.

No pude decir más, mi mano soltó la manija y los pasos del corredor se alargaron hasta dejar de escucharse. Me acosté en la cama y pude sentir  lo cálido de su cuerpo en las sabanas que aun olían a él. Toque mi pecho y sentí su abrazo, puse mis dedos sobre mis ojos y un TE AMO, abrigo mis oídos, me acosté boca abajo y bese en su almohada el llanto de despedida que me había dejado de recuerdo.

Afuera en la avenida, empapado no sabe el, sí en llanto o en lluvia, o en saliva de los besos de mi amor, Junio de seguro comparte algunas nostalgias que pretenderemos guardar como recuerdo, en alguna primera mañana de julio.

viernes, 30 de mayo de 2014

INTERNO.


Quiero convergir contigo en un unísono estallido 
que desgarre y perpetúe para siempre las raíces 
que hemos estado sembrando  desde que nos 
convertimos en uno solo. 
Para que nos sintamos húmedos en los manantiales 
irvientes que emanan de todas nuestras latitudes y son, 
como regalo divino, los néctares fructuosos 
que dejaremos de probar de boca a boca.

martes, 20 de mayo de 2014

PERRO SIN DUEÑO.


El corazón es un perro sin dueño
que deje libre para que corriera tras la carne de suplicias que lo enveneno.
Para que huyera colmado de esperanzas que enrabiaran  sus instintos de supervivencia. Por qué el desgraciado esperaba la tarde para aullarle desconsolado a las sombras que pasaban por sus amores.
Cuando la noche llego pude verlo brincar como queriendo alcanzar la luna
como para darle un beso,
después sollozaba a los grillos que no cantaban por la muerte del amante astro nocturno y después me miraba con los ojos tristes de una acusación sincera.
Y ladro fuerte,
tan estruendoso que me hacía sentir culpable de sus dolencias,
solo pude acurrucarlo entre las pasiones muertas de mi perrera vida.
Y lo vi dormir.
No sé si murió
o solo se calló
o si las obsesiones de mis sentimientos lo encantaron.


domingo, 20 de abril de 2014

NECESIDADES PROFUNDIDADES.


Cuando estoy dentro, abandono toda cordura y sensatez que me obligue recobrar las composturas de mi cuerpo, donde las danzas exóticas se apoderan de los latires de corazones muertos.
Cuando estoy dentro, sé que estoy perdido en las profundas tinieblas aberrantes de sofocamientos y humedades, donde sostenerme es inútil cuando caigo hasta el fondo de las oscuridades.
Cuando estoy dentro, me siento exiliado hasta los más remotos y recónditos parajes de calurosos desiertos, donde anhelo el mapa que me lleve al manantial sublime que emana de tu cuerpo.
Cuando estoy dentro, presiento el golpear de las olas tibias que se avecinan de distintos senderos, donde pretendo mojarme al compás cadencioso de los movimientos venideros.
Cuando estoy dentro, me transformo de pronto en un herido gorrión que se vale de tus caricias para sanarse, para después volcar el vuelo hasta las cumbres más altas y desde ahí impactarte.
Cuando estoy dentro, subyugo las necesidades tempestuosas por desgarrarte a golpes las prendas de tu piel, pues quiero vestirte amor con la delicada seda de mis más íntimas caricias.

Cuando estoy dentro, me sumerjo contigo en encantamientos únicos que describen con sangre la necesidad salvaje de poseernos.